¿El poder para qué?

28 11 2009

Y ahora, ¿qué evaluar?

Bajo este título adelanto la escritura de un artículo que pretende discurrir acerca de algunos cuestionamientos iniciales a las relaciones de poder generadas por la evaluación en los ambientes virtuales de aprendizaje. Me parece que el tema de la evaluación en este tipo de escenarios aún tiene mucho por explorarse. A continuación, la introducción de dicho texto…

Tradicionalmente la evaluación se ha considerado una herramienta que permite determinar cómo está funcionando determinado proceso educativo, tanto por parte del docente como por parte del estudiante; pero, evidentemente, es este último quien ha resultado más ‘evaluado’, por estimarse que es él el sujeto de enseñanza y aprendizaje.

También desde un enfoque clásico, la evaluación se asume como un instrumento para medir: tasa el rendimiento de un estudiante según el rasero del profesor, quien ha impartido un conocimiento para que el alumno lo copie, memorice la mayor parte de él, lo reproduzca y reciba en contraprestación un número por esa labor.

En el mismo sentido, cabe reconocer que la evaluación se convirtió así en un mecanismo de control, de presión –algunas veces de opresión-, que en determinadas circunstancias se erigía como el ‘arma’ de los maestros en la ‘lucha’ contra sus estudiantes.

Innegablemente, desde aquellas perspectivas, es fácil llegar a la inferencia de que la evaluación generaba –y sigue generando- relaciones de poder casi verticales, entre un superior y sus subordinados (profesor – estudiantes), y, por supuesto, esto engendraba –y lo sigue haciendo- un sinnúmero de tensiones entre ambas partes, generalmente resueltas bien sea positiva (cuando el estudiante ‘pasa’), o negativamente (cuando ‘se queda’); pero, realmente, quién se preguntaba por el aprendizaje real ocurrido o cuál había sido el papel del profesor en este proceso. Quizás el sistema educativo bebió mucho de esta fuente y dejó atrofiado en buena parte su sistema hepático: es decir, el encargado de regular, drenar y limpiar.

Ahora bien, ¿qué pasa con la evaluación en nuevos escenarios educativos? Con la intervención de las tecnologías y la amplia difusión de plataformas y aulas virtuales de aprendizaje, los modos de hacer la educación se has transformado, pero ¿habrá ocurrido lo mismo con la evaluación?, ¿existen nuevas relaciones de poder, generadas por la evaluación, en un ambiente virtual de aprendizaje? Claro está, aquí no se pretende agotar su respuesta, sino ofrecer algunos indicios preliminares y dejar abierto el espacio para una profundización posterior.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

2 12 2009
leorodriguez

Bue día Hernán.

Si bien la frase con que titula la entrada se atribuye al maestro Echandía, hecha en un contexto local y analógico, la misma pregunta ronda en los contextos digitales y globales.Le recomiendo entonces este post de Manuel Castells sobre lo que nos ocupa:
http://sociedadinformacion.fundacion.telefonica.com/url-direct/pdf-generator?tipoContenido=articulo&idContenido=2009100116310137

17 05 2010
Sergio Rueda

Es interesante la referencia y deja en claro una visión de poder y opinión mediatizada o politizada. De lo que se trata es de las formas de poder subyacentes en el proceso de la educación. Sobretodo que son discursos de poder que nada aportan el proceso de construcción humana sino de limitación humana para quien sale de la “línea normal”. El conocimiento y su uso nada tiene que ver con lo evaluable sino con su pertinencia y eficacia. El sistema educativo evalúa la apropiación efectiva, pero solamente refuerza una autoridad por la posesión de una fracción del conocimiento, como si fuese un objeto para entregar y no se preocupa por la calidad y posibilidad de la construcción de aprendizajes, lo cual sí construye. El problema es que el sistema para evaluar es la disponibilidad del tiempo para el docente, y sus costos no incluyen la eficacia de los aprendizajes de los alumnos. Esto hace parecer que se trata de otro producto y por ese no se paga. Se excluye, y es allí donde el poder del docente aplica.

17 05 2010
Hernán Darío Cadena

Sergio: le agradezco su comentario. Es un aporte enriquecedor y muy pertinente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: